ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Prueba de Raza [Semi-dragón]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Kael
Counter Guardian
Counter Guardian
avatar

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 18/11/2009

Expediente
Rango: C
Raza: Licántropo Original
RP (Puntos de Rol):
0/20  (0/20)

MensajeTema: Prueba de Raza [Semi-dragón]   Lun Dic 14, 2009 11:22 pm

La prueba de raza tendrá dos partes, la primera será la parte de roleo e imaginación, la segunda parte será un roleo tipo entrevista.

Primera parte

Indicaciones: Realizarás un Fan Fic detallado sobre una parte de la Guerra de los Dragones contra los Hechiceros que hiciste mención en tu historia, se verá la calidad de escritura además de la imaginación al momento de crear las situaciones, como parte final, en un segundo post, será una pelea contra un Hechicero poderoso (Indicarás que poderes posee)

Eso es todo, el plazo máximo para postear el fic, ambas partes, hasta el domingo 20 de diciembre si no existen incovenientes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
The Judge
Admin
avatar

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Expediente
Rango: EX
Raza: Ancient God
RP (Puntos de Rol):
200/200  (200/200)

MensajeTema: Re: Prueba de Raza [Semi-dragón]   Lun Dic 21, 2009 6:32 pm

Plazo prolongado hasta el día 22 de diciembre, la hora de entrega será hasta antes de las 4 p.m. [Se tomó en cuenta los motivos de fuerza mayor para extender el plazo del fic, no habrá prorroga después de esto]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://fate-rivalesque.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Prueba de Raza [Semi-dragón]   Mar Dic 22, 2009 7:44 am

Quiero que recuerden que mi tiempo es diferente del de ustedes, así que espero se refieran a mis 4 pm. Y gracias por la extensión, espero poder hacerlo en verdad u_u ha sido una semana HORRIBLE en el trabajo y el estudio.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: La Batalla   Mar Dic 22, 2009 6:08 pm

- No Ybé, no irás con mi hija esta vez, ella sabe ya cuidarse por si misma y es hora de que se mezcle con los humanos por si sola, has hecho una gran labor durante ese año, pero me preocupa que tus sentimientos estén mezclados en este asunto más que el deber -

- Señor... - el joven dragón habia ladeado la cabeza de forma inconsciente y al darse cuenta habia vuelto a mirarlo a los ojos pero sabia que simplemente ya era muy tarde para negarse a algo que habia dejado entrever con tal facilidad. Mentirle al jefe del clan era algo virtulamente imposible - Lo comprendo, señor -

- Muy bien, ahora retirate y ayuda a Karma a empacar, te permitiré llevarle hasta Japón y así despedirte de ella - la voz grave y a la vez suave del superior reconfortaron el corazón del joven dragón quien tras una amplia reverencia se retiró de la presencia del mismo para tras abandonar la estancia desplazarse rápidamente por los amplios pasillos de roca hasta las habitaciones de la joven mezclada.

- K..Karma - le faltaba el aire solo de verla de espaldas observando por el espacio en la roca que permitia a la luz del atardecer entrar en el enorme espacio para ella, reducido para el dragón.

- Ybé - la chica le obsequió una sonrisa casi efimera que para el chico significaba la vida misma, y luego caminó hacia él metida en su trajecito humano, de los pocos que habia traido consigo en el retorno, no habia pensado que su padre la enviaria de nuevo, siempre habia creido que era solo parte de adquirir conocimiento, pero allí estaba de nuevo, con unas maletas que habian traido támbien, ya con ropas y alguna spocas pertenencias y papeles que su padre le habia entregado. Documentos humanos, dinero, propiedades. Cuando le tocó el rostro a Ybé con la palma de su mano, este se habia trasformado ya en aquel joven de rostro travieso, cabellos rojos como el fuego y pecas a millar sobre las mejillas - Gracias por venir a despedirte, voy a extrañarte demasiado - la chica se alejó de él de nuevo y observó el exterior desde donde estaba de pie - Una orda de humanos se dirije hacia aquí, vienen liderados por hechiceros -

- Como te has enterado? - la voz de Ybé sonó alterada - se suponia debia mantenerse en secreto, tu padre no queria que te enteres-

- El clan es grande Ybé, los secretos no son faciles de mantener, siempre hay oidos de más y paredes que trasmiten historias -

- Tienes que irte antes de que los humanos lleguen -

- Ni loca, me he preparado toda mi vida para luchar por mi clan, no dejaré que esos dementes maten a ninguno solo porque les apetece un poco de su sangre o una escama para sus escudos -

- Karma... -

- Tienes que apoyarme Ybé, sabes que la guerra está en mi sangre... si me voy sin luchar - Karma pensó bien sus palabras - Jamás te lo perdonaré - habia dado en el blanco del corazón del joven dragón.

Los preparativos para la partida de la joven noble estaban listos un par de dias despues, en el centro del valle se habia reunido una gran comitiva para la despedida. Vestida como una noble, la chica se despidió de cada uno de los presentes manteniendo un silencio elegante. Su padre se habia quedado en silencio al verle frente a él, con una rodilla en el suelo ofreciendole la venia de los guerreros.

- Que los caminos te lleven a triunfos. Recuerda que es de humanos el caer, pero es de sabios el levantarse y continuar con la cabeza erguida. Te he enseñado en demasiado corto tiempo todo lo que un joven debe saber, ahora te despido de mi hogar hasta que los caminos se vuelvan a unir, el corazón del clan siempre estará contigo y este es tu hogar bajo cualquier circunstancia, recuerda llevarlo en tu corazón y honrarlo - Tras ofrecerle un suave beso sobre los negros cabellos, el jefe Yliluth puso a su hija sobre el lomo del joven dragón Ybé y les vió partir hasta que se habian perdido más allá de las montañas.

Habian permanecido en aquel pico por un par de días, observando, sin alimentarse y apenas durmiendo. Nadie pensaba que los humanos fuesen a atacar de noche, pero Karma era desconfiada y vigilaba las noches más que los días. Fué así como notó los brillos que se desplazaban por los caminos que daban hacia el crater del valle, eran mensajes, los humanos habian llegado, atacarian - Malditos! - el clan dormia y los guardias estarian jugueteando porque se les subia la seguridad al cerebro. Aquellos no eran humanos comunes y ella lo sabia, podia sentirlo desde allí.

- Ybé, Ybé... los humanos, van a atacar -
- Yo sé... deja dormir! -
- No, idiota!!! YA!!! están entrando al valle -

El movimiento del dragón la hizo caer de espaldas y casi irse cuesta abajo, pero él la aferró con sus garras para evitar el desastre. La chica regresó sobre su amigo y ambos volaron a gran velocidad hacia el valle. Qué pasaba que no sonaban las alarmas?.... Sobrevolaron el valle desde una altura bastante considerable, planeando para que el golpe de las alas no los delatara. Lo único que se podia percibir de los humanos era el juego de luces, estaban protejidos con algún manto de invisibilidad, era imposible saber cuantos eran.

- Será mi deber entonces el dar la alarma - murmuró mientras elevaba sus manos al cielo y estas se encendian en llamas, sus ojos tornandose en una tonalidad naranja, desde la altura comenzó a lanzar pequeñas bolas de fuego hacia los guardias y diversos puntos en tierra que contenian materiales flamables pero que no dañarian a nadie, solo llamarian la atención. Se fijó en la proveniencia de las lucecillas y lanzó ataque hacia allí támbien. Un grito fué suficiente para saber que habia dado en el blanco, de repente el valle se vió lleno de humano, unos 1000 aproximadamente, en el centro una comitiva llevaban unos pequeños faroles y uno de los portadores habia dejado caer el suyo al suelo y trataba de apagar sus ropas con desespero. Karma habia roto el escudo. Las alarmas se elevaron de inmediato y los dragones se levantaron emitiendo sendos gruñidos que hicieron a los humanos retroceder, sin embargo, los que portaban las pequeñas luces elevaron sus voces támbien, estas haciendose extrañamente más altas que los gruñidos y al escucharlas los humanos se llenaban de valentia y empuñaban sus lanzas, sus arcos y sus armas humanas y se lanzaban al ataque.

- Baja, baja - exclamó Karma mientras cargaba su ballesta. Ybé hizo lo propio y descendió en espirales hasta una distancia que le permitia a la chica disparar. Iba atacando a los humanos por sorpresa mientras estos se enfrentaban en números enormes a los dragones. El clan no superaba a los 50 dragones, y muchos de ellos eran aún muy jovenes para poder mantener una batalla. Era como si millares de hormigas se lanzaran sobre un jabalí. Matar a un dragón era muy dificil, sin embargo, algunas de aquellas armas despedian brillos rojos cuando tocaban las escamas de los dragones...

- Son armas mágicas - exclamó con terror Ybé al notar a un dragón adulto convertirse en una estatua gigante de hielo al ser atravezado en la frente por la punta de una lanza.

- Estos malditos hechiceros se han cargado con todo... por qué demonios se han traido tanta gente?, comunmente atacan a los dragones cuando están en solitario y no llevan consigo simples humanos que puedan entorpecerlos - Karma habia estudiado estrategia y esto incluia aprender cómo los humanos se habian hecho en el pasado con hermanos dragones.

La batalla continuaba, humanos caian despedazados bajo las garras y los colmillos de los dragones que los superaban por mucho en tamaño. Sin embargo, los dragones eran territoriales y estaban dando lo más que podian dar sin dañar su propio hogar, esto implicaba no poder dar tanto como podrian hacerlo.

- Se van a dejar matar! -

Karma dió un salto hacia el vacio y cayó de pie en medio de un grupo que tenia a un joven guerrero dragón acorralado. Se hizo a sus dos espadas y las giró en el aire. Los humanos la miraron con desconcierto, de donde habia salido esa humana?. Sin perder tiempo se dispuso a atacar. Sus espadas, regalo de dragones, pasaron por la piel de los incredulos humanos como si se tratara de mantequilla. Los cuerpos heridos o sin vida iban cayendo uno tras otro, y la piel de la guerrera se iba manchando en sangre. El dragón le agradeció en la lengua de su raza y tomando uan valentia renovada por la presencia de Karma, se dispuso a atacar a los invasores.

Habian perdidas por ambos bandos, el fuego se elevaba desde el centro del valle como si de un volcán en erupción se tratara. Karma buscó a Ybé con la mirada, estaba en la parte alta de una de las torres de piedra luchando con uno de los hechiceros, eran ellos los que mantenian en pie a aquella orda de humanos dementes.

- Los hechiceros!!! ATAQUEN A LOS HECHICEROS!! -

Karma observó, a donde estaban los hechiceros? cuando el manto se habia roto habia visto a cinco de ellos. Ybé estaba peleando con uno, habian dos más luchando en el suelo y un cuarto acababa de arrancar una escama del cuerpo de un dragón caido. La semidragón sintió la sangre arderle, sus manos se encendieron en llamas y estas se trasmitieron a las hojas de las espadas, las cuales se volvieron del color de la fragua al igual que los ojos de su portadora. Con una agilidad digna de ella, se lanzó contra el cuarto hechicero, el cual observaba con deleite el rojo fulgor de la escama; la hoja ardiente de la espada atravezó la cabeza con precisión cauterizando en el mismo proceso por lo que ni una sola gota de aquella sangre impia habia tocado la tierra de sus ancestros. La caida del primer hechicero dejó una pausa de un silencio extraño en medio del campo de batalla. Los sentidos de la guerrera parecieron alterarse por unos segundos. Por qué?... por qué traer tantos humanos y atacar el nido directamente?. Qué era lo que buscaban en realidad con un acto tan suicida?. Como detenida en el tiempo, en medio del campo de batalla, Karma pasó sus ojos de nuevo entre los combatientes, algo estaba fuera de lugar... ella sabia que crias y madres estaban en lugares seguros, pero habia una pieza perdida allí afuera, hacia ya un rato debia haber escuchado un rugido dirigido a ella, un regaño. Ella habia vuelto y su padre aún no ponia el grito en el mismo cielo. SU PADRE!!!! su padre.... donde estaba su padre?.

El tiempo se descongeló en el momento en que una bala le entraba directamente por el costado derecho. Se mordió el interior de la boca para ahogar el grito de dolor y su rodilla derecha tocó el suelo, sintió el mareo automatico y levantó la cabeza para enfrentar los ojos azules y maniacos de un hombre. Alcanzaba los dos metros, era calvo y debia superar los 40 años humanos. Llevaba en su mano una veretta y la apuntaba con decisión a la cabeza. Karma soltó una de sus espadas por un segundo y el fuego se concentró de nuevo en su puño y lanzó una bola de fuego al rostro de humano. Mientras el humano se lanzaba sobre el suelo revolcandose en dolor, ella se puso en pie con sus espadas en mano y corrió hacia la fortificación. Ybé descendia de la torre, tenia un par de heridas pero habia derrotado al hechicero, el cuerpo del mismo yacia sin vida entre rocas tras una caida libre desde aquella altura.

- Falta uno de los hechiceros, y mi padre -
- Entendido -

Ybé tomó su forma humana con rápidez y ambos corrieron por los pasillos. Algunos humanos se habia logrado filtrar y luchaban contra guardianes, evadir el fuego cruzado no habia sido nada facil.

- Estás herida! - habia gritado de repente Ybé al notar la sangre que fluia del costado de Karma.
- Estoy bien, estoy bien -

La puerta de la habitación de su padre habia hecho un sonido de eco al golpear contra las paredes de roca. La misma estaba vacia y el corazón de la chica palpitaba con violencia - No está -

- Debe estar en la sala de estrategias -
- Vamos a ..... - pero un movimiento entre las sombras la hizo detenerse en seco - Adelantate Ybé, te seguiré -
- Entendido - El dragón regresó a su forma bestial y se desplazó a gran velocidad por los pasillos.

Karma acababa de notar que el pasillo que daba a la habitación de su padre era el unico por el que habian pasado donde todo permanecia en calma, sin embargo algo estaba mal en el ambiente... algo que su corazón temia decifrar.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: El hechicero   Mar Dic 22, 2009 9:26 pm

- Así que esta es la cria humana de dragón - la voz varonil y profunda le golpeó los oidos como si hubiese sido una advertencia de peligro, una alarma. Los vellos de su piel se le erizaron y se puso en guardia, allí, de pie bajo el arco de entrada a la habitación de su padre. No supo de donde exactamente provenia la voz, rebotaba contra las paredes como si llegara de todas las direcciones.
- Muestrese! - su voz sonaba fuerte aunque su corazón latia a mil por hora. Se habia entrenado toda la vida para un momento como aquel y de repente se sentia desarmada. Era la presencia, algo en el ambiente que parecia querer obligarla a doblarse en sus rodillas. La cabeza le pesaba, y sentia el cerebro desconectarse de ella. Sostuvo sus dos espadas con una mano y metió uno de sus dedos en la herida de bala que tenia en el costado, el dolor le llegó hasta el cerebro haciendola dar dos pasos hacia atrás y sacudir la cabeza.
- Vaya, así que eres fuerte de mente al igual que los dragones, que interesante - La figura masculina apareció de frente a ella y la hizo retroceder un nuevo paso a causa de la cercania que habia adquirido contra ella.

Lo reconocia, era el mismo hechicero al que le habia dado con una de sus bolas de fuego. Tenia sus ropas quemadas, sin embargo notó que la piel estaba intacta. Se veia joven, aparentaba posiblemente unos 26 años humanos, tenia unos profundos ojos verdes como esmeraldas y la piel morena, cabellos negros como el carbón y largos hasta la cintura. Vestia como un humano común, de jean negro, camisa negra y una gabardina negra que lo cubria por entero, menos en las partes que estaba carbonizada. Él volvió a caminar hacia ella y la chica esta vez no se movió un apice.

- Sabia que en algún momento pensarias que habia venido hasta aquí por la sangre de tu padre - exclamó atreviendose a pasar sus dedos por el rostro ensangrentado de la chica.

Karma dió un salto hacia atrás y cerró sus ojos por dos segundos, empuñó sus dos espadas y su piel se cubrió de millares y diminutas escamas rojas - Qué tipo de juego es este? -

- Ningún juego, oí de la existencia de una cria humana de dragón y desde entoncees he pasado años preparando este día -
- Escuchó? -
- Así es... crees que el que tu madre diera a luz un huevo de dragón iba a quedar en secreto por siempre? - su voz cargada de sarcasmo - Ahora que sé que eres real te llevaré conmigo y te estudiaré, no esperaba que fueras tan hermosa, así que de paso támbien te haré mi esposa; me pregunto, qué clase de crias dará tu vientre? -
- Deje de hablar estupideces! - las espadas temblaron en sus manos y lanzó un tajo que no debia haber fallado de no ser porque el hechicero habia desaparecido. La risa que llenó el ambiente le erizó los vellos de nuevo y sintió el aliento calido de él golpearle en la nuca. Se movió bruscamente y quedó de nuevo de frente a él.
- Podemos hacer esto por las buenas o hacerlo por las malas, seria bueno que comprendieras que te hace falta muchisimo para siquiera pretender derrotarme - su voz de suficiencia hizo que la sangre de la chica ardiera de nuevo, lanzó un gruñido y volvió a lanzarse con sus espadas sobre él. Las espadas chocaron contra lo que parecia ser un escudo de fuerza y sin embargo Karma no se retiró, siguió golpeando y golpeando sin cesar mientras sus ojos percibian la batalla que se hacia allí afuera, la sangre que se derramaba por culpa de aquel lunatico. Las hojas de las espadas comenzaron a arder en fuego de nuevo hasta que desprendian pequeñas llamas que dejaban marcas en la piedra cuando chocaban contra esta. El hechicero seguia solo sonriendo, moviendose de un lado al otro, jugando con la semidragón.
- Toda esta batalla, toda esta sangre por qué le apetecia hacerse conmigo? - dejó de golpear y sus brazos se posaron inmoviles a lado y lado de su cuerpo, habia sudor recorriendole la frente y este lavaba la sangre que se secaba sobre su piel - No hubiese sido más facil solo cerrarme en el camino? -
- Por supuesto pero, mi nombre quedará marcado en la historia como el que destruyó el clan y salvó a la damisela en cautiverio, los dragones y humanos no suelen ser buena compañia, pero al verla a usted supongo que no es tan mala idea -
- Destruir a todo un clan de dragones, supongo que eso le dará renombre -
- Fama, mujeres, riquezas, y más -
- Que superficialidad -
- No trates de filosofar conmigo pequeña y acercate de una buena vez -

Karma lo observó con un rasgo de ira en la mirada pero luego agachó la cabeza y negó, dió dos pasos al frente y soltó sus espadas, las cual hicieron un ensordecedor eco en el pasillo. Uno de los brazos del hechicero la rodeó atrayendola a él con fuerza y luego la otra mano le recorrió la piel descubierta bajo el cuello - Exquisita... cada una de estas escamas valdria oro puro - dijo acercando su rostro al cuello de ella y aspirando el aroma mezclado del sudor, la sangre y el aroma natural de la chica - Exquisita... -

Se hizo un silencio pesado mientras el hombre repasaba las curvas de la jovencita con sus dedos y entonces la apartó de golpe de él - Por qué no estás atacandome, defendiendote?... eres una guerrera, la sangre de dragón corre por tus venas.. jamás te entregarias tan facilme.... - la voz se le atoró en la garganta cuando la punta de una garra sobresalia por su frente. La figura enorme e imponente del lider Yliluth creó sombra al aparecer en un sigilo tal que ni el mejor de los ladrones, ni toda la magia del mundo hubiese podido detectarlo.

- Porque un guerrero debe saber cuando arriesgarse a si mismo por el bien de la batalla... más si está en manos de un superior el ganarla - exclamó mientras lo agarraba por los cabellos mientras él caia sobre sus rodillas al suelo, desangrandose. Ybé asomó su cabeza por detrás de su padre, sonreia con alivio.

- Matele señor! - dijo excitado el joven a su lider
- No!, Karma, esta batalla es tuya, este bastardo ha venido por tu sangre -

La joven miró al hechicero y negó con la cabeza soltandole los cabellos y dejandolo caer al suelo

- Si le mato borraria a una peste del mundo pero al mismo tiempo no seria mejor que él - exclamó mientras se acercaba a la ventana y veia como los humanos se retiraban en estampida al percibir la caida de los hechiceros, ya no habia nada que los atara a una valentia ciega - Pero si le dejo vivir, pasará muchisimo antes de que mi poder pueda compararse al suyo. Padre, no quiero ser como él, quiero poder derrotarlo en una batalla justa -

El dragón asintió y puso su garra suavemente sobre la cabeza de su hija y luego vió el fuego que se exparcia en el exterior. Puso su pata sobre el cuerpo del hechicero que habia intentado ponerse en pie y este emitió un gruñido mientras esquirlas de magia se escapaban de sus manos - Renacerás... - comenzó el dragón a hablar, y su voz se volvió un susurró en el viento que todos los presentes podian entender como si estuviera dentro de sus cabezas; las escamas de Erathel brillaron en un intenso tono carmesí y Karma e Ybé tuvieron que alejarse porque sentian que sus corazón abandonarian sus cuerpos, tal era la presión de la mágia arcana que allí se desarrollaba - Recordarás esta tu vida pasada pero tu cuerpo te impedirá desarrollar todo ese conocimiento, de ti dependerá el camino a tomar en esta nueva oportunidad.... Y un dia.... - Karma cayó de rodillas al sentir fuego vivo arderle debajo de la piel, ahogó un grito mientras el brillo del fuego le marcaba las escamas y estas desaparecian por si solas junto con el dolor - tu camino se hará con el de ella y la batalla será justa, el ganador obtendrá lo que sus deseos le indiquen, lo que su sabiduria le aguarde -


Una luz intensa llenó el lugar impidiendo a los presentes poder ver lo que ocurria en el centro de la misma. Lo siguiente que Karma recordaria seria haber despertado recostada en el lomo de Ybé, sobrevolando el oceano con rumbo a Japón.

- Tu padre ha dicho que el hechicero tomará un nuevo cuerpo -
- Qué clase de mágia ha sido esa? -
- Una muy secreta y que si alguien más que tu y yo se entera de que ha sido utilizada... podria costarle la vida a tu padre -
- Pero... entonces por qué ha hecho aquello, podria solo haber matado al demente ese -
- Por qué eres una guerrera y si no te permite una batalla con honor.... no se lo perdonaria nunca. Por qué dudaste cuando debiste haber actuado... Karma, aún te queda demasiado para aprender los caminos de los dragones -
- Y me lo dices ahora que tengo que vivir entre humanos -
- Si no hubieras regresado el clan entero hubiese sido destruido, incluido tu padre, supongo que tu padre se ha arriesgado como una forma de agradecimiento y amor... -
- Ahora viviré con la idea de que un día despertaré y el hechicero estará a mi puerta.... jamás le pregunté su nombre -
- Ya lo sabrás... - la voz de Ybé sonó manchada con celos pero Karma le ignoró y observo con tranquilidad el brillo de las aguas.


--------------------------

Off: El encuentro entre dragón, semidragón y hechicero deberia ser MAS detallado pero este post se haria eterno... asi como el ritual de mágia arcana... por eso simplemente he puesto que Karma se desmaya, durante el juego tendrá recuerdos de que ese desmayo fué en realidad una conexión que su padre hizo entre las tres mentes y lo que pasó allí dentro. Que un ritual prohibido tiene que ser en realidad algo más que palabritas y sellos.
Volver arriba Ir abajo
Kael
Counter Guardian
Counter Guardian
avatar

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 18/11/2009

Expediente
Rango: C
Raza: Licántropo Original
RP (Puntos de Rol):
0/20  (0/20)

MensajeTema: Re: Prueba de Raza [Semi-dragón]   Miér Dic 23, 2009 9:53 pm

Muy bueno ambos fics, pasaste la prueba satisfactoriamente.

Petición de raza aceptada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Prueba de Raza [Semi-dragón]   

Volver arriba Ir abajo
 
Prueba de Raza [Semi-dragón]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Alma de Dragón, Corazón de Lobo
» Nueva Raza~~
» Prueba del Aire (Raven)
» Miren mi dia de prueba y lloren de envidia!
» Buen jugador dia de prueba.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fate Rivalesque :: Eventos Especiales :: Pruebas de raza-
Cambiar a: